6 cosas que debes tener en cuenta para impartir un curso en línea exitoso

31 de mayo, 2021

En la mayor parte del mundo, con algunas excepciones, enseñar y aprender online se ha convertido en la manera primordial de educación superior, debido a la pandemia de COVID-19. Educadores e investigadores en educación,que han brindado clases tanto presenciales como virtuales, se preguntan si el aprender online podría llegar a ser tan efectivo como el aprendizaje presencial. 

Hay que dejar algo claro: este debate no es nuevo. Desde mediados del año 2000, e incluso antes, es un tema que interesa a los investigadores. Puedes leer más sobre esto en nuestro artículo sobre las olas de la educación online. 

La respuesta no es inequívoca, cómo algunos quisieran. Los estudios individuales pueden brindar distintos resultados. Pero los análisis sistemáticos de la evidencia generalmente muestran que no hay diferencias significativas en los resultados entre estudiantes académicos online y presenciales. Resultados imparciales y factuales. Los investigadores igualmente descubrieron que hay estudiantes que se desempeñan peor en forma que otros al estudiar de manera online, y algunas de esas dificultades pueden ser explicadas sobre todo por problemas socioeconómicos. 

Los problemas con los estudios de comparación de medios, es decir, aquellos que comparan el medio online con el medio presencial, son que hay muchos investigadores que se oponen a ellos. ¿Cómo pueden entonces los estudiantes inscribirse en cursos online con la seguridad de que están recibiendo una excelente experiencia educacional? ¿Cuáles son entonces las cualidades de un buen curso online? Aquí te compartimos algunas: 

1. Un buen curso online es INTERACTIVO

Tiene que ser mucho más que un lugar donde puedan acceder a la información (esto lo pueden hacer sin necesidad de inscribirse a un curso desde Google). Obviamente debe proveer material como lecturas y videos, pero también debe incluir interacción entre el profesor y los estudiantes y entre estudiantes. Las interacciones con el profesor tienen que ver con recibir feedback, soporte y guía. Las interacciones con otros estudiantes pueden incluir debates, o la colaboración con los compañeros para ayudar a solucionar un problema. Un buen curso online se debería convertir en un espacio de aprendizaje colectivo y brindar la oportunidad de desarrollar una comunidad vibrante. Por eso, estamos en el auge de las plataformas que brindan la oportunidad de hacer clases en vivo, como Edutive

2. Un buen curso online es ATRACTIVO Y DESAFIANTE. 

Invita a los estudiantes a participar, los motiva a contribuir con sus ideas y atrapa su interés y atención. Es importante capitalizar la alegría de aprender y desafiar a los estudiantes a mejorar sus habilidades y conocimiento. Un buen curso online es cognitivamente desafiante.


3. Un buen curso online es PRÁCTICO 

Los buenos cursos online involucran a los estudiantes en el “hacer” y no solo mirar y leer. Hazlo y aplica lo que aprendiste. En los cursos de escritura y creatividad, los estudiantes deben escribir una historia, recibir feedback y luego escribir algo diferente. En los cursos de programación, los alumnos deben escribir un bloque de código, testearlo y luego usarlo junto con otros códigos que hayan escrito. En una clase de econometría, se podrían examinar las relaciones entre diferentes variables, explicar el significado de sus hallazgos y luego pedirles que apliquen estos métodos en situaciones nuevas. Cuanto más práctica haya, más probable es que se logre un buen nivel de aprendizaje. 


4. Un buen curso online es EFECTIVO

Los buenos cursos tienen claro cuáles son las habilidades que los estudiantes van a obtener al finalizarlo, por lo tanto, brinda actividades para desarrollarlas y evalúa si los estudiantes tuvieron éxito. 


5. Un buen curso online tiene un INSTRUCTOR PRESENTE  

Un buen curso online incluye un instructor que esté visible y activo, y que muestre empatía, preocupación y confianza por los estudiantes. Este individuo entiende que los alumnos tienen una vida además de su curso. Que pueden estar preocupados por su trabajo, son jefes de hogar o tienen que estar luchando para llegar a fin de mes. Los buenos cursos online tienen instructores comprensivos, que responden y que trabajan en conjunto con los estudiantes para solucionar los problemas que puedan llegar a tener.  


6. Un buen curso online es FLEXIBLE

Brinda a los estudiantes autonomía para generar oportunidades de aprendizaje relevante y significativo. Un buen curso redistribuye el poder, en la medida de lo posible, en el aula. Nuevamente, esto puede tomar muchas formas en el aula en línea. En un curso de contabilidad por ejemplo, los estudiantes pueden analizar los estados financieros de una empresa que les interese, en lugar de una seleccionada por el instructor. 

Esta flexibilidad no solo se adapta a los antecedentes e intereses de los estudiantes, sino que también les brinda espacio para que hagan suyo el curso. En algunos casos, incluso podría significar que el estudiante  co-diseña el curso con su instructor. 

Este es el tipo de flexibilidad que necesitan los sistemas de educación superior. 

Estas cualidades no son buenas para los cursos online. Son buenas para todos los cursos. 

La proximidad física no es una precondición para una buena educación. Gastar energía en comparar un tipo de educación con la otra solo nos distrae del hecho de que todas las formas de educación podrían- y deberían- ser mejoradas. 



¿Estás listo para revolucionar la forma en que das clases?
¡Edutive es para ti!
Regístrate
Maestra dando clase a alumna

Otros artículos de nuestro blog...